lunes, 2 de abril de 2012

Cristiano Ronaldo (Son muy buenos I)

Cristiano Ronaldo dos Santos Aveiro
5-II-85, Santo António, Funchal
1´86 y 84kg
Sporting, Manchester United, Real Madrid
Delantero


Cristiano Ronaldo es uno de los muchos casos en los que el deporte encumbra a un chico de familia humilde y lo convierte en un ídolo de masas, situándolo, sin ningún lugar a duda, entre los más grandes de su época y entre los más importantes de toda la historia del futbol.
Ronaldo (Parece ser que tiene ese nombre debido al ex–presidente de Estados Unidos Ronald Reagan) nació en la isla de Madeira, conocida con el sobrenombre de “Perla del Atlántico” de una familia humilde, su madre era cocinera y su padre jardinero del municipal. Su primer conjunto fue el Andorinha de Santo António, en el que su padre colaboraba –estamos hablando de un niño de sólo 8 años- en el que pronto comenzó a destacar y a llamar la atención de dos de los grandes equipos de la capital madeirense. Ronaldo se incorporó al Nacional, y los grandes equipos del continente no tardaron mucho en descubrir a un diamante en bruto jugando en la isla (Repito una vez más que estamos hablando de un niño de 10 años en ese momento). Sobre su llegada al Sporting de Portugal existen varias historias, las coincidentes hacen referencia a que el Nacional tenía una deuda con los “leoes”; en algunos casos debido a que había incorporado a un chico de la cantera lisboeta, en otras versiones a ciertas deudas materiales, así que ante la reclamación de una cantidad cercana a unos 2500 euros (unos 450 mil escudos) por el equipo lisboeta, el equipo de A Choupana decidió ceder los derechos de Cristiano Ronaldo.
En el equipo de Alvalade no tardó en destacar, subiendo escalón tras escalón en las categoría inferiores de los “leoes”. A los 15 años tuvo un grave problema de corazón del que tuvo que ser operado. En una misma temporada dio el salto desde el equipo sub 16 al primer equipo del Sporting, cuyo entrenador era el rumano Laszlo Boloni. Su debut tuvo lugar en un partido frente al Moreirense, partido en el que marcó dos goles.  Poco a poco fue confirmándose en el Sporting, conviertiéndose en uno de sus jugadores más resolutivos llamando la atención de los grandes equipos europeos. (El Arsenal de Wenger intentó hacerse inicialmente con sus servicios, Gerard Houllier, entonces entrenador del Liverpool descartó su incorporación por considerar que debía completar su desarrollo físico).

La historia de cómo se fraguó su fichaje por los Red Devils tiene varias versiones; la que más se repite es que los técnicos del United se quedaron impactados con su actuación en un partido de pretemporada frente al Sporting (con motivo de la inauguración del nuevo José de Alvalade, verano de 2003) y que no dudaron lo más mínimo en pagar 17´5 millones de euros por un chico de 17 años el mismo año en el que David Beckham, capitán y emblema del equipo, había fichado por el Real Madrid t cuyo número 7 le fue entregado por Ferguson.
Las priemras temporadas de Ronaldo en  Old Trafford coincidieron con el mejor momento del Arsenal de Wenger, y el comienzo del Chelsea de José Moruinho, por lo que el título de la pPremier se quedó en la capital, aún así la llegada de Cristiano Ronaldo al United fue bastante buena (no olvidemos que llegaba con escaso bagaje del Sporting, que sustituía a una leyenda y que sólo tenía 18 años cuando aterrizó en Manchester). Debutó el 16 de agostro frente al Bolton, sustituyendo a Nicky Butt. En noviembre, marcaría su primer gol frente al Portsmouth, y aunque ese año los Red Devil sólo pudieron ser terceros en liga, y cayeron en Europa frente alFC Porto, Cristiano Ronaldo jugó 39 partidos, marcando 4 goles y levantó su priemr trofeo, la FA Cup, en cuya final ftrente al Milwall abrió el marcador. Nada mal para un joven recién llegado  de19 años

En la temporada siguiente continuó con su progresión. Aunque el equipo no brilló a la altura deseada, ese año no ganaría ningún título, Cristiano Ronaldo acabó la temporada con 50 partidos y 9 goles. Al año siguiente, el rendimiento de Crisitiano fue bastante parecido, lo mismo que el de su equipo, que solamente ganó la Carling frente al Wigan (47 partidos y 9 goles). Pero sería al año siguiente cuando se produciría la definitiva explosión del madeirense que lo encumbraría hasta se runo de los mejores jugadores del mundo, dando inicio al fenómeno CR7. Ese año conseguiría su primera Premier y empezaría a acumular premios individuales; jugador del mes varias veces, jugador del año, jugador joven del año y constantes alabanzas de la prensa, de los rivales y de su técnico (que es mucho más importante, sabiendo de quien se trata). Su espectacular rendimiento comenzó a ponerlo en boca de los clubs más poderosos económicamente de Europa (ya sabemos todos de quiénes hablamos), pero los Red Devil renovaron su contrato hasta el año 2012 situando sus emolumentos entre los más elevados del mundo.
La temporada 07/08 y ese año 2008, llevó al jugador de Funchal hacia el nivel más elevado de su carrera hasta entonces. Esa temporada lo ganó prácticamente todo, tanto con su club: Premier, Champions, (la final del fallo de John Terry en los penaltis) o el Mundial de clubs, como individualmente: Bota de oro, Balón de oro o FiFA World player, como los más conocidos, o el honorífico –pero muy importante- de extremo con más goles en una misma temporada superando al mítico George Best, de ahí su importancia, acabando esa campaña con 41 goles.


En su último año en Manchester, Ronaldo, del que se rumoreó que saldría con destino a Madrid, se dice que Ferguson hizo todo lo posible por asegurar su continuidad en Old Trafford –ya sabemos todo lo que conllevó ese, entonces frustrado fichaje con las duras declaraciones desde el United hacia los dirigentes del Real Madrid-, y aunque comenzó la temporada lesionado, en cuanto debutó el 17 de septiembre, volvió a recuperar su extraordinario nivel de la temporada precedente, realizando las increíbles exhibiciones a las que tenía acostumbrado a sus seguidores y liderando a los diablos rojos hacia una nueva Premier y una nueva final de Champions en la que sólo fueron frenados por el Barcelona de Guardiola (camino de su leyenda) acabando esa temporada con otros 24 goles más en su haber.

                                     
En junio del año 2009 se confirmó lo que se llevaba rumoreando desde hacía un tiempo con muchísima fuerza, y el jugador se incorporó finalmente al Real Madrid a cambio de 94 millones de euros (lo decimos con cierta normalidad, pero esa cifra no lo es en absoluto y dudo mucho que vuelva a repetirse, incluso a acercarse)
En el Real Madrid su figura se ha catapultado definitivamente hasta la celebridad futbolísitica que es en la actualidad, únicamente igualado por Leo Messi en el Olimpo del fútbol con unas cifras de partidos y de goles realmente increíbles y superando todos los records del club blanco aunque en tres años, -falta por acabar este, en el eque la liga española parece muy bien encaminada para los intereses merengues, y en Champions League mantienen sus esperanzas intactas- solo ha ganado una copa del rey.
En cuanto a su participación con la selección portuguesa, Cristiano Ronaldo jugó en el europeo sub17 del año 2001 y, ya con el equipo absoluto (con el que debutó en agosto del año 2003 frente a Kazakhstan, justo después de haber jugado el famoso torneo de Toulon) jugaría la Eurocopa de 2004 en la que Portugal alcanzó la final, el mundial del 2006, en el que su selección quedaría en cuarta posición, y desde entonces es, evidentemente, el jugador de referencia en el equipo de las quinas, aunque quizá le falte todavía esa actuación al nivel de las expectativas que hay a su alrededor que lo catapulte como un elemento básico dentro de la historia del equipo nacional portugués y a la altura de otros jugadores míticos del fútbol nacional.



Qué vamos a decir de Cristiano Ronaldo que cualquiera, por poco interesado que esté en el fútbol, no sepa todavía, que es un jugador espectacular con una capacidad atlética inigualable a la que une unos recursos técnicos enormemente depurados. Su portentoso físico le hace ganar ventaja en buena parte de los lances, a los que une su regate, su imprevisibilidad a la hora de encarar al rival, que no sabe por donde va a salir, posee agresividad, desborde, rapidez, poco podemos decir de su espectacular disparo,  con ambas piernas, de su extraordinario remate de cabeza, su olfato para aparecer desde la segunda línea (no olvidemos que no es un delantero puro ni juega como tal), de su capacidad defensiva a la hora de presionar, de resolver los partidos, de hacer cosas increíbles e imprevisibles con el balón en los pies, además de la plasticidad que desprende su juego, la elegancia a la hora de manejar el balón, de definir con esa mezcla de potencia y belleza al alcance de escasísimos jugadores en el mundo. Podríamos decir que no futbolísticamente apenas tiene defectos, tiene todo lo que sele pide a un delantero y multiplicado por 10
Si pretendemos buscar algún pero, podríamos analizar dos,  la predominancia del físico y  la fuerza sobre la técnica, que sin poner en duda esa capacidad, sí queda un poco por debajo de otros jugadores, citemos a Robben, por ejemplo o a Messi (y no se pretende caer en la dichosa comparación entre los dos genios, Cristiano tiene cualidades de las que carece el argentino y viceversa) pero es que el de Madeira no es una máquina inmaculada. Y su temperamento, que posee todo lo bueno de  la agresividad, del hambre infinita, de las ganas de seguir mejorando cuando se encuentra tan arriba (situación tan poco usual en el mundo del fútbol), pero a veces se torna en una actitud un poco adolescente, de frustración mal digerida, de no saber cómo resolver una situación o pretender resolverla él mismo cargándose de responsabilidad por ser quién es, como si se viese obligado a cumplir todas las expectativas, de ahí sus gestos de rabia o de fastidio y por último, es curioso que en uno de los dos mejores jugadores del mundo (de eso absolutamente nadie tiene la más mínima duda), no sea un jugador referencia dentro del vestuario de su equipo, el que marque el camino fuera del campo, el que lidere a sus compañeros ante la prensa o los aficionados, situación que en el Real Madrid realizan otros jugadores y quizá ahí sí que debería aparecer la figura de Cristiano Ronaldo tan grandes y tan majestuosa como en el campo, donde somos unos privilegiados por ver a uno de los mejores jugadores de siempre, con el que tendríamos que intentar dejar de lada las filias y fobias y DISFRUTAR porque tardaremos muchos en vivir un momento como este (si es que tenemos la fortuna de poder volverlo a ver).




Y no podía faltar este, para lo bueno o para lo malo.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...