martes, 24 de abril de 2012

Roberto Sousa (Series Medias I)


 La gran oportunidad de Roberto Sousa


Roberto de Sousa Resende
18-I-85, Goiania (Brasil)
Guaraní, Celta, Salamanca (Cedido), Racing de Ferrol (cedido), Leixoes (Cedido), Maritimo


Durante las convulsas temporadas del Real Club Celta después de la llegada de Carlos Mourinho al club llegaron una serie de jugadores de nulo recuerdo para la historia del equipo. Algunos de esos jugadores, con el tiempo, acabaron en la liga portuguesa con poca suerte, confirmando las impresiones que había dejado en su paso por el equipo olívico, casos de Renan (que acabaría jugando en Guimaraes; ¡ojo!, que hubo un par de jugadores con el mismo nombre en el equipo vimarense; el que había estado en el Celta era el que tiraba las faltas) o de George Lucas, aquel lateral que tuvo la mala suerte de lesionarse poco después de llegar al club y que, después, nunca supimos si no se había recuperado de la lesión o… bueno, si era así, y que en su paso por el Sporting de Braga tampoco pudo resolver la duda porque Domingos no le dio bola.
Pero entre esos jugadores sí que hubo uno que tuvo un rendimiento bastante aceptable, aunque se vio lastrado por el exceso, o la falta, de plazas para jugadores extracomunitarios (por lo que sería cedido al Salamanca, Racing de Ferrol y finalmente el Leixoes), por la difícil situación financiera (que provocaría finalmente su salida del club, ahorrándose así una ficha relativamente elevada en aquel momento, recordemos que fue fichado siendo internacional sub 20 con Brasil) y la sucesión de entrenadores de infausto recuerdo que marcaron los primeros años de Carlos Mourinho en la presidencia del club, excepción hecha de Fernándo Vázquez, aunque tampoco este fue ajeno a los conflictos con la grada. Así pues, rescindiría su contrato con el equipo celeste y emprendió el el viaje de ida y vuelta a Brasil, ya que finalmente acabaría incorporándose al Marítimo de Funchal con un rendimiento muy regular año a año en el centro del campo de “los leoes del Almirante Reis”, Roberto Sousa.
Este centrocampista de contención brasileño, en plena madurez con 27 años, parece que verá premiado su rendimiento en los últimos años, reforzado esta temporada con la sensacional campaña de su equipo, con su incorporación (no oficial todavía) al Sporting Braga, equipo que, como siempre, se prepara para la próxima temporada peinando los equipos de la liga local y los descartes de los grandes, para incorporar a jugadores de buen nivel y nulo riesgo económico al equipo arsenalista.
Aunque no sabemos qué sucederá con los actuales centrocampistas de los guerreiros do Minho la temporada que viene, se habla de una posible salida del libio Djamal (titular en la primera parte de la liga), Roberto Sousa tendrá que mantener, y elevar si cabe, su gran nivel para hacerse un hueco en el once inicial (véase el caso de Luiz Alberto esta temporada, que no ha sido capaz de conseguirlo), aunque si el brasileño consigue afirmarse en el equipo arsenalista habrá conseguido finalmente dar el salto de calidad necesario para hacerse un nombre en las agendas de los equipos europeos.

En su poco afortunado paso por el Celta

Para quien no lo conozca, Roberto Sousa es un centrocampista defensivo, con buen toque de balón, apoyos cortos y rápidos, cerebro frío -a veces, da la impresión de ser excesivamente frío, para la posición de contacto en la que se mueve-, con buena  técnica, capaz de sacar el balón controlado, de moverlo con cierta celeridad y precisión, con una excelente cultura posicional que lo hacen ser muy rápido a la hora de cerrar espacios, de aparecer en apoyo de sus compañeros, presionar al rival para frenar su ataque. Podemos incluirlo en la estirpe de mediocentros brasileños de la escuela de Dunga, no lo estoy comparando ni para bien ni para mal con el ex seleccionador de la canarinha, sino intentando explicar su estilo, que me recuerda al del también ex-jugador del Celta o del FC Porto Doriva; un centrocampista limpio, de batalla pero que no parece ensuciarse, que se muestra fino allí donde la mayoría de los que juegan en su posición manejan la fuerza y el sacrificio, él muestra ese mismo sacrificio pero con mucha más clase.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...