miércoles, 25 de abril de 2012

Vítor Pereira y Jorge Jesus, ¿Punto y Final?



A falta de tres jornadas para el final de la liga portuguesa, con respeto para el Sporting Braga, sólo el FC Porto puede perder la liga para entregársela en bandeja a su eterno rival de la capital..
Como suele ocurrir cuando se acaba una temporada y aunque hay dudas sobre ese desenlace definitivo, éste depende de que un equipo que tiene todo a favor deje escapar una ventaja confortable, se comienza a hablar de la próxima temporada. Además de la enorme capacidad para mover jugadores de un mercado teóricamente pequeño –sólo 16 equipos en la máxima categoría y con una capacidad económica muy reducida en 12 de ellos-, de la que hablaremos en su momento, en este final de temporada se suceden los rumores sobre la continuidad de los técnicos de los dos grandes candidatos al título de liga: Vítor Pereira en el FC Porto y Jorge Jesus en el SL Benfica.

Pinto da Costa, que por cierto celebra 30 años de presidencia en los dragoes, es bastante conocido por su frialdad a la hora de tomar decisiones acerca de quién ha de ocupar el banquillo del equipo que preside y, con la excepción del cese de Víctor Fernández, no han sido muchos los cambios que ha realizado en sus entrenadores . Además, en cada uno de esos cambios, siempre ha acabado por acertar; lo hizo cuando no renovó a Co Adriansee –entrenador enfrentado a algunos miembros del vestuario- y optó por la experiencia de un entrenador que hasta el momento no había ganado, como Jesualdo Ferreira (Por cierto, que sería de justicia que alguien le diese al entrenador de Mirandela el enorme mérito que tiene en la creación del FC Porto actual), y la decisión de no renovar al veterano técnico portugués y entregarle el banquillo a André Villas Boas, como todos sabemos, acabó también con indudable éxito en a Invicta


.
La llegada de Vítor Pereira fue una apuesta de riesgo en un momento en el que el club parecía incapaz de reaccionar ante la salida de su técnico, al que muchos daban como seguro en el equipo al menos un año más. Muchos pensaron entonces que quizá Pinto da Costa no tuvo reflejos al entregarle el vestuario de un equipo campeón de todo a un entrenador sin apenas experiencia (el equipo más importante fue el modesto Santa Clara de Azores, equipo de la liga orangina) y que no sabríamos como afrontaría la presión de igualar, sino mejorar, la herencia que había recibido. Y vaya si ha tenido presión el técnico de Espinho, desde el primer día hasta el día en el que gane el título, porque de no hacerlo su defenestración será automática; es más, el hecho de ganar el título será lo mínimo que el exijan para acabar una temporada (curiosamente) calificada como decepcionante en el equipo del barrio das Antas.



Otro tanto sucede más al sur, donde parece que el hechizo de Jorge Jesús con los adeptos benfiquista puede estar llegando a su fin –de hecho, en lugar de hablar de su renovación, comienzan a salir a la palestra nombres de posibles sustitutos, con el ex portero de las aguias Preu d´Homme como principal candidato al lado de nombres como Lippi. Van Gaal o Unai Emery. Los aficionados que otrora alabaron el juego agresivo y la mentalidad ganadora impuesta por su técnicos, critican ahora la falta de títulos (una copa de la liga al año, evidentemente, no satisface a nadie), el hecho de que el equipo se haya desinflado al final de cada temporada o el propio carácter del técnico de Amadora, desafiante, poco dado a casarse con nadie, escasamente dado a la autocrítica comienza a cansar a los aficionados encarnados que, cuando antes lo tildaban de ambicioso y ganador, ahora lo hacen de “fantasma”.

Lo bueno que tiene el hecho de no ser adepto de ningún equipo grande, y en mi caso, incluso el hecho de verlo desde el otro lado del Miño, permite que tenga la distancia adecuada para exponer mi sorpresa ante las críticas recibidas por ambos técnicos que, creo, merecerían continuar un año más y llevar adelante sus proyectos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...