jueves, 7 de febrero de 2013

Los portugueses del Deportivo de la Coruña (I)




Debido a la delicada situación económica que está atravesando el Deportivo de la Coruña y que lo ha llevado a pedir el concurso de acreedores en fechas recientes, el equipo herculino, que durante un tiempo ni siquiera pudo inscribir jugadores, ha decidido recurrir al poderoso agente de futbolistas Jorge Mendes –y su agencia, la conocida Gestifute- para incorporar futbolistas a su primera plantilla. Situación que no acabo de comprender, porque se pueden incorporar jugadores a coste cero de cierto nivel en segunda división, cuanto más en primera, pero sus razones tendrán los dirigentes deportivistas (Vamos, me refiero a Lendoiro)
Esta situación provocó desde el principio diversas opiniones encontradas; los que creían que de la potente agencia del luso –por cierto, no sé ahora, pero hace unos años tenía su sede en Viana do Castelo, a escasa media hora de la frontera gallega- podrían (y sigo en condicional) aterrizar en Coruña jugadores de buen nivel, y aquellos que pensaban que Mendes intentaría “colocar” en la plaza de Pontevedra aquellos descartes para los que no encontraba mejor destino.
¿Qué sucedió finalmente? Un poco de cada, como ocurre casi siempre, y como también pasa en este serie de casos parece que esta solución intermedia, a la vista de los resultados conseguidos, parece no haber satisfecho a nadie.



Pero qué tipo de jugadores han llegado a Coruña, ¿ha colocado Gestifute el desguace para el que no encontraba acomodo en otro sitio?. Sinceramente, creo que no, si, a priori, analizamos lo que ha llegado no se trata de jugadores que no tengan calidad –sí, incluso Roderick-, otra cosa es que tengan la calidad suficiente para hacerse un hueco en la actual plantilla del Depor y ya no digamos capacidad para liderar desde el once inicial al equipo, que no es lo mismo. Ahora bien, muchos de estos jugadores apenas han disputado fútbol de alto nivel (Pizzi, Nelson Oliveira, André Santos, Roderick, Salomao -aunque este ya estaba en Coruña- juntos apenas dan para poco más de una temporada. Nunca jugaron una temporada completa en el mismo equipo con regularidad, no han acabado su proceso de formación, de hecho han llegado para hacerse jugadores a Coruña. En el caso de Evaldo, estamos ante un jugador que viene de vuelta, el mejor Evaldo apareción en el Sporting Braga, precisamente con Domingos, hizo un buen final de temporada en el Sporting cuando lo fichó por tres millones de euros, se lesionó... y adiós. ¿Es Coruña el lugar ideal para relanzar su carrera después de ese parón?



Desconozco si los portugueses forman un grupo propio dentro del vestuario, si están más o menos implicado con el devenir del equipo en la primera división o si se sienten más o menos integrados en la ciudad, pero, de algún modo, me parece injusto que se les cargue a ellos con las culpas de una situación que tiene otros condicionantes ajenos a su mejor o peor rendimiento (que, repito una vez más, en algunos casos es algo plausible que lo están haciendo muy mal)



Entiendo que cualquiera que vea la clasificación, el juego, y probablemente el rendimiento del equipo, y por tanto de alguno de estos jugadores, se pregunte cómo es posible que diga esto – sí, sí, se preguntarán algunos, cómo piensa este tío enmendarle la plana a Evaldo o a Tiago Pinto…-, pero vayamos caso por caso y veremos como no han llegado descartes a los que no quiere nadie sino jugadores que, inicialmente, repito una vez más, podrían aportar cosas en cualquier equipo de primera división en España aunque, y ahí llegaremos en su momento, quizá sean demasiados para poder asumir el peso del equipo en conjunto. Individualmente, como sucedió el año pasado con Bruno Gama son jugadores útiles, juntos no son lo que el equipo necesita, y probablemente el Depor demandaba otra cosa u otro tipo de jugadores como para descargar en el grupo de portugueses toda la responsabilidad.



En líneas generales, aunque me gustaría analizar caso a caso individualmente, veamos de donde procede cada jugador y echemos cuentas; André Santos apenas ha tenido continuidad en el Sporting después de unos prometedores primeros partidos, -situación que, como veremos en su momento duró poco debido a la complicada situación que vive el equipo leonino- ; Roderick debutó el año pasado en el fútbol profesional en el Servette –equipo que tampoco ha vivido una temporada en la que se pueda disfrutar mucho del fútbol y ni siquiera llegó a los 25 partidos-; Evaldo llegó a Coruña después de un año prácticamente en blanco en el Sporting después de una lesión; Pizzi apenas había jugado con el Atlético de Madrid y, de hecho, apenas jugó media temporada completa en el Paços Ferreira (temporada 10-11) y el final de esa misma temporada, sin tanta continuidad, en el Sporting Braga que lo recuperó de la Mata-Real después de sus buenas exhibiciones con los castores. Nelson Oliveira hizo un mundial Sub20 bastante correcto, sorprendió el pasado año en el Benfica con algún partido bastante bueno pero si sumamos todas sus participaciones con el equipo encarnada –en Portugal hay copa y copa de la liga- jugó 22 partidos, 13 de ellos como suplente-, así que no estamos precisamente ante un jugador hecho. A Tiago Pinto no se le vio mucho, pero procedía del  modesto Rio Ave, donde, sin haber desentonado, tampoco había rendido a un nivel digno como para llegar a la primera división española (En este caso sí hay una responsabilidad de quien lo trajo)



En cuanto a los que han llegado ahora en diciembre, Paulo Assunçao ha llegado a Coruña porque en el Sao Paulo no contaban con él, jugó apenas 11 partidos, acaba de llegar al club y tiene 33 años. Silvio, llega después de dos temporadas jugando muy poco y con una actitud en el Atlético que ha sido bastante criticada en los medios de comunicación por su, llamémosle apatía.El último en llegar, Kaká, llega desde el fútbol húngaro, y después de sus buenas actuaciones en Braga no volvió a estar al mismo nivel que en la ciudad de los arzobispos.
En cuanto a los que ya estaban, de Zé Castro no hay nada que decir, lleva suficientes años en el club como para haber ganado cierto crédito, Salomao ya mostró el año pasado que todavía está muy verde y Bruno Gama, el único que se salva de la quema, no está teniendo el mismo rendimiento que el año pasado, desde luego le falta intensidad.



Bien, analicemos cada caso individualmente y, posteriormente, intentaremos llegar a alguna conclusión final. De todos modos, me gustaría dejar en el aire ciertas preguntas:

1- ¿El Deportivo sólo podía fichar jugadores de Jorge Mendes? ¿Para qué existe entonces una secretaría técnica?
2- Dentro del amplio cartel de jugadores que Mendes tiene en Portugal (y que no incluye únicamente portugueses), lo que llegó al Deportivo era lo que realmente necesitaba el equipo herculino según los jugadores que ya estaban aquí.
3- ¿Oltra y su equipo qué hacían? ¿Pidieron un lateral izquierdo, un central, un medio centro.. etc  y no se preocuparon en comprobar si lo que le ofrecían era lo que necesitaban o si querían un lateral izquierdo con que jugase en el flanco izquierdo de la defensa ya les llegaba?
4- El equipo técnico del Deportivo analizó estos fichajes o vieron los "the besto of" que aparecen en "you tube"?
5- Como hemos dicho anteriormente, la mayoría de los jugadores que han llegado con la excepción de Evaldo, y ahora de Kaká y Silvio, son jugadores que vienen a formarse, cuyos mejores años en el fútbol están por llegar (en algunos casos lo harán sin duda), y el Deportivo paga el hecho de ser un club que recibe cesiones para que los jugadores maduren, se formen, ganen minutos y experiencia

No hay comentarios:

Publicar un comentario

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...