martes, 29 de abril de 2014

Marcos Rojo (Grandes en Portugal XIII)

Faustino Marcos Alberto Rojo
20_III-90, La Plata (Argentina)
1´87
Defensa Central (Lateral Izquierdo)
Estudiantes de la Plata, Spartak de Moscú, Sporting




Hemos comentado varias veces en este blog lo distinto que resulta analizar a un jugador cuando juega lejos del lugar en el que vives, por tanto no sabes cuál es la impresión que de él se tiene a corta distancia, o cuando has visto sus partidos por televisión, y no desde el campo. Del mismo modo, las impresiones sobre un jugador varían según el nivel exigido a un jugador; no es lo mismo jugar en un grande o en una liga secundaria o en un equipo que aspira a mantenerse sin mayor presión... 
Todo lo dicho se aplica perfectamente a Marcos Rojo, criticado hasta la saciedad en su país, alabado unánimemente en su club y con bastante buen cartel en Europa (las rumores se acumulan a las puertas de Alvalade). Mientras en Europa se destaca que es internacional con Argentina, en su país dicen que es un agujero en la que es, quizá, la peor defensa argentina de los tiempos recientes. Mientras en Europa algunos lo ponen a la altura de  Ayala o Samuel, en Argentina tienen serias dudas de que deba que ser seleccionado y las críticas ante sus participaciones con la albiceleste se multiplican.



Formado en Estudiantes de la Plata, Rojo formó parte del gran equipo dirigido por Alejandro Sabella desde el banquillo y la brujita Verón en el campo-con Enzo Pérez o Boselli entre otros- que obligó al Barça de los seis títulos a ir a la prórroga en el mundial de clubs. Aunque recuerdo que hubo ofertas de equipos españoles por el jugador, el dinero ruso tuvo más fuerza y Rojo acabó en el Spartak de Moscú donde, tal y como le ocurre a tantos jugadores que se mueven al olor del dinero inmediato dirigidos por representantes que los consideran inversiones con piernas, no acabó de aclimatarse.



Su llegada  al Sporting a cambio de cuatro millones de euros, después de una dura lucha de los leoes contra su gran rival del otro lado de la segunda circular, tuvo lugar cuando el equipo sportiguista buscaba incorporar jugadores de cierto nombre en Europa que pudiesen revalorizarse y devolver al equipo a las posiciones de prestigio en su liga pero, comos sabemos, esa política acabó como el rosario de la aurora, y el jugador argentino no escapó a las duras críticas, más que merecidas por otra parte después de un rendimiento muy por debajo de lo esperado (un desastre, en realidad, para qué nos vamos a engañar).



Con la llegada de Leonardo Jardim se ha producido una limpieza en el vestuario sportinguista, pero de ella no sólo ha salido indemne el zaguero argentino sin reforzado en lo personal, con la enorme confianza del técnico madeirense -incluso después de su exceso de ímpetu que le causó problemas disciplinarios en forma de tarjetas y expulsiones- en sus cualidades, con el propio sistema defensivo implementado en el equipo, que ayuda a que los defensas se sientan protegidos en un espacio de terreno más reducido, por lo que siempre tienen las espaldas protegidas, y aunque parezca demasiado simple, porque ocupa su posición de raíz en el centro de la defensa y no como lateral izquierdo, posición que le ha abierto puertas -su llegada a Portugal tiene mucho que ver con su polivalencia, al igual que el interés del Benfica, y sus partidos en la selección argentina también han sido en el flanco zurdo- y le ha generado todas las críticas del mundo, sobre todo en su país (lo cual me recuerda a las mismas críticas que recibió Nico Otamendi en el último mundial cuando Maradona se empeñó en ponerlo como lateral).



En Portugal y como central -debemos aclarar esto después de lo explicado con anterioridad- Rojo es un jugador indispensable; es verdad que a veces se pasa de frenada, pero tiene todo lo que allí gusta de un central: potencia y agresividad -el exceso de raza no siempre ayuda-, fuerza a la hora de cuerpear, rapidez al choque y, evidentemente, por su altura, va bien de cabeza pero con matices; mejor ofensivamente que en defensa porque se deja anticipar. Ser alto no implica llegar antes a los balones, y ahí debe mejorar bastante porque le comen la tostada más veces de las que necesarias.



Lo que tiene bueno como central, jugando en una defensa muy protegida y posicional como la que tiene este Sporting tan ordenado de Leonardo Jardim, le cuesta como lateral; su participación ofensiva es escasa y poco relevante, en el uno contra uno queda más vendido o a la hora de recuperar el terreno perdido en el que debe tirar de recursos físicos quedándole, casi siempre, la falta como único modo de para a su rival.
Las ofertas van llegando a Alvalade, sobre todo desde Italia, y veremos en qué queda su futuro. Lo lógico sería que una buena actuación en el mundial de Brasil lo ayudase a dar ese salto a las agendas de distintos equipos, pero la controversia que suscita su participación con Argentina no sé si ayudarán o harán justamente todo lo contrario.



El jugador platense debutó con la albiceleste, curiosamente frente a Portugal, en febrero de 2011, participó en la copa América de ese mismo año bajo el mando del Checho Batista, y sigue acudiendo de manera regular ahora que está Sabella como DT de la albiceleste, situación que genera mucha -pero mucha mucha-bronca en los medios argentinos) y que no ayuda al jugador en absoluto, sobre todo si sigue apareciendo en el flanco izquierdo, como parece que ocurrirá. En su país, ya están los cuchillos afilados.
Por cierto que, tal y como sucede con tantos jugadores en Portugal, el sporting sólo tiene el 25% de su pase, el resto pertenece a la famosa Doyen Sports.



viernes, 25 de abril de 2014

Bernardo Silva (Volarán lejos XIX)

Bernardo Mota Veiga  de Carvalho e Silva
10-VIII-94, Lisboa
1´73 y 62 kg
Centrocampista Ofensivo
Benfica



Hacía años que no se seguía con tanta ilusión la evolución de un jugador criado y formado exclusivamente en Portugal –sin haber emigrado en la adolescencia a ningún gigante europeo- como sucede con este trequartista zurdo producto del Seixal que comenzó a llamar la atención del fútbol europeo en el pasado europeo sub19 por ser el jugador diferente del combinado luso.



Para exponer las características de Bernardo Silva de modo simple, diremos que es el jugador portugués que reúne más condiciones semejantes a los jugadores españoles que han destacado en su posición ebn los últimos años (no pongo nombres porque la gente se pone tensa cuando haces comparaciones esperando cosas que no resultan ser): técnica depurada, primer control exquisito, centro de gravedad bajo, balón pegado al pie, excelente visión de juego... (evidentemente, relativizado por la edad que tiene y la poca experiencia a primer nivel) son las características que definen a Bernardo Silva, un jugador diferente al músculo que venían aportando los centrocampistas portugueses de las últimas generaciones y que ha ilusionado a la afición benfiquista con la posibilidad de que aporte algo de fantasía al once encarnado.


El jugador entró a formar parte de los cuadros del Benfica con siete años y el gran problema que tienen este tipo de jugadores pequeños durante las etapas de formación es el hecho de tener que imponerse en unas edades en las que el físico juega un papel muy importante. La presencia de jugadores de origen africano en las categorías inferiores de los grandes portugueses y el metro setenta y pocos del jugador hacen que deba utilizar su técnica para imponerse y hacer valer su calidad frente al choque y la fuerza.



Cuentan en el Benfica que su explosión se produjo más tarde que la de otros jugadores,  en este sentido lo comparan al mismísimo Rui Costa, pero cuando ha llegado, su participación ha sido determinante para situarlo en un nivel superior al de otros jugadores de su generación aunque, en realidad, apenas ha jugado con el primer equipo del Benfica –una de las grandes críticas a Jorge Jesus es que no aprovecha mucho la cantera o, al menos, hasta el momento, no lo ha hecho-.



Se espera que Bernardo Silva aporte la magia que desde la retirada del propio Rui Costa ha sido sustituida por un fútbol más físico -Portugal ha creado extremos como churros, pero le ha faltado un fantasista-, el problema es que, al menos de momento, al jugador le falta activarse durante los 90 minutos de partido, ya que hay momentos en los que desaparece o no es tan determinante como se desearía, lo que exige más paciencia a los aficionados que buscan que sea determinante en todo momento. Su capacidad para jugar en cualquier posición ofensiva, tanto en el centro –su posición de raíz- como caído en banda, incluso podría creo que podría llegar a ocupar el carril del 8 si el físico y el sacrificio defensivo lo ayudase. Debe aprender a jugar con balón, a ocupar mejor los espacios, aparecer allí donde es necesario, participar más en el juego sib balón, ya que con él en el pie casi siempre genera peligro. Le falta saber finalizar las jugadas, pero el gol se adquiere con confianza, con saber llegar y romper el corsé posicional. Es un jugador desequilibrante, lo que le queda por aprender es cómo generar ese equilibrio en su equipo.



He de reconocer que tengo muchas ganas de que el jugador de el salto a la primera liga, sea en el Benfica o en otro club y que pueda mostrar de lo que es capaz en un fútbol de mayor exigencia, de hecho, creo que otro año en el equipo B no va a aportarle mucho en su progresión. Eso sí, habrá que encontrarle un sitio en un equipo tan vertical como el Benfica y darle tiempo, confianza, cancha libre para hacerlo bien, mal o regular, paciencia cuando las cosas no salgan bien, calma si brilla en algunos partidos y, como todo gran jugador, debe ser él quien rompa la puerta a patadas y se gane el sitio. El problema es que este tipo de jugadores siempre son sospechosos de algo; de indolencia, de falta de intensidad, de falta de implicación defensiva, de esto y de lo otro. Veremos cuánto dura la paciencia y la ilusión.

Aquí podéis encontrar un artículo mucho más interesante que este .

lunes, 21 de abril de 2014

En nombre de (Jorge) Jesus



Ahora que se ha confirmado el título de liga del Benfica, supongo que no hay duda de que uno de los principales responsables del mismo es, sin duda, Jorge Jesus, y no es por ser ventajista ahora que ha ganado su segunda liga y que puede hacerse con otros títulos (Para la Copa de Portugal son favoritos en la final frente al Rio Ave, y están en semifinales de la copa de la liga (frente al FC Porto el próximo domingo, y la Europa League frente a la Juventus el próximo jueves, al fin y al cabo, el año pasado tiró tres títulos en 10 días) sino porque su trabajo desde que ha llegado al club es digno de elogio, sobre todo después de ver en qué situación cogió al equipo después de los decepcionantes -dejémoslo ahí para no hacer sangre- pasos de Camacho y Quique Flores.

Su primer título de liga

El gran defecto de Jorge Jesus -y no, no vamos a hablar de cómo pronuncia los nombre de ciertos jugadores ni de los cuatro millones de euros que cobra- es, también su gran virtud: su terquedad, su empeño en hacer creer al equipo que son capaces de ganar a cualquiera. Su objetivo al inicio de cada temporada es ganar liga y Champions, sí, he dicho Champions. Y justamente por esa razón, el equipo ha sabido llegar casi siempre bien colocado a las últimas fechas de cada competición, a veces in suerte, como el año pasado, pero desde su llegada al club el Benfica siempre ha competido hasta el final y siempre ha levantado algún caneco, cosa que no sucedía en el club desde hacía mucho tiempo.
Que a Jesus le pierde la boca, no hay duda, sus gestos excesivos, vamos a poner uno de los últimos


Pero lo que ha hecho con el equipo es digno de elogio. Que Salvio llega rebotado de Madrid como paso previo para volver a Argentina, lo convierte en un puntal, que Di María parece uno más de los jugadores que no dan la talla, con un poco de paciencia se convierte en 36 millones. Que Coentrao es un desastre en Zaragoza y no acaba de dar pie con bola como extremo, lo convierte en el lateral de la selección vía Real Madrid, que Javi García se va el último día de mercado, y Witsel un día después, Matic se transforma en la araña y domina el centro del campo mejor que los otros dos. Que hay que vender al serbio, probamos a Fejsa que, hasta entonces, parecía Matic en su primer año. Si Enzo Pérez se enfada porque no juega en banda, después de un año para que se le pase el berrinche regresa para ser la extensión del técnico en el campo como mediocentro,  Cardozo se pone tonto, Rodrigo explota como goleador. 
Para mí, independientemente de los títulos que se puedan conseguir, incluso por encima de que un equipo juegue mejor o peor al fútbol, un buen entrenador es aquel que hace que sus jugadores sean mejores. Mejores jugadores hacen, sin duda, mejor equipo. Jesus ha hecho que muchos jugadores hayan dado un salto de calidad bestial, muchos más de los que han tenido que abandonar el equipo por la puerta de atrás, que los ha habido (Roberto es el caso más evidente, pero hay más)

Identificación con el club


Una final de Europa League, dos semifinales más, al menos de momento. El año que faltó a esta competición cayó ante el Chelsea en cuartos de Champions. Dueño absoluto, único ganador de la Taça de la liga en Portugal, al menos hasta este año en el que está en semifinales. Dos veces campeón de liga y, sobre todo, lo más importante, ha recobrado al benfiquismo dormido por la omnipotencia del FC Porto, ha recuperado parte de la mística de las aguias, un juego alegre, mejor o peor, más acertado o menos, pero el Benfica busca mandar, imponerse, sabe que esa es la única manera de jugar que puede tener este equipo.
Jesus le ha dado personalidad al Benfica, ha mejorado su patrimonio, le ha dado títulos, notoriedad, ha recuperado el orgullo de un gigante que empezaba a vivir en exceso del pasado. Sin duda se ha ganado un lugar en la historia del club.



martes, 15 de abril de 2014

El Sporting regresa a su lugar histórico (Liga 13-14)



Probablemente no ganen ningún título en todo el año, dudo mucho que a su gran rival se le escape el título de liga esta vez, y ni siquiera ha llegado a las semifinales en las dos competiciones coperas. Tampoco ha estado en Europa, y su juego, no lo vamos a negar, no es el más espectacular de la liga... Sin embargo, a los que nos da igual ocho que ochenta, qué gusto da ver de vuelta al Sporting en su lugar histórico, compitiendo, peleando por todo, ofreciendo, por fin, fútbol dejando atrás la jaula de grillos en la que han vivido en las últimas tres temporadas.
Todo ello llega cuando la directiva –el nuevo presidente es Bruno de Carvalho, cuyas actitudes de tertuliano radiofónico, por cierto, no me convencen en absoluto- ha decidido tirar abajo los anteriores proyectos y recurrir a algo que ha sido marca de la casa en las últimas décadas, la cantera, que junto a una serie de fichajes de poco nombre, pero acertados y un entrenador que sabe donde se mete y cómo debe manejarse, han devuelto al Sporting al lugar que nunca debió haber dejado.
A ver si podemos explicar la situación del Sporting sin darle muchas vueltas.

Pranjic ha sufrido el paso de la escoba merecidamente

Primero: Limpieza. Deshacerse de los jugadores que no habían aportado nada y que tenían salario elevado. Algunos llegaron con cierto nombre, pero su rendimiento no estuvo a la altura ni de lejos (lo que en el argot se llama venir a robar), a saber: Bouhlahrouz, Pranjic, Evaldo, André Santos, Jeffren, Rinaudo, de quien sigo pensando que es un jugador más que aprovechable, lo mismo que Valentín Viola, Onyewu, Elias, Bojinov, Schaars, Arias, Labyad… Es difícil que tantos fichajes salgan mal. El problema es que algunas de estas bajas sólo pudieron certificarse en el mercado de invierno, de hecho, Elias acaba de ser traspasado al Corinthians a cambio de 4 millones de euros.
Por otra parte está el caso Bruma: 10 millones más y un problema menos.  Yo creo que siempre hay que vender si hay una buena oferta o, como es el caso, si hay que resolver un problema.

Segundo: Fichajes de perfil bajo. Empezamos por los que han funcionado: Jefferson, Freddy Montero, Slimani, MauricioVíctor, del que yo esperaba más, e Iván Piris, están en tierra de nadie, mejor el portugués que el uruguayo,  y, después de la racha anterior no podían faltar, los que no han estado a la altura: Gerson Magrao, Weldon o Cisse, pero este quizá podría tener alguna opción en el futuro, porque los brasileños han resultado un desastre.
Tercero: Cantera, Jugadores recuperados después del periplo de cesiones: Wilson Eduardo y William Carvalho, y jugadores que dan el salto desde el equipo B y que han ido entrando y saliendo de las convocatorias e incluso del once inicial (Carlos Mané, este sobre todo, Eric Dier –yo esperaba que fuera su año, pero todavía no…-, Ricardo Esgaio, Joao Mario, Betinho… aunque estos dos últimos, por ejemplo, han sido cedidos en el mercado invernal, lo cual ha sido una buena decisión, por cierto)

Leonordo Jardim ha traído la calma

Cuarto: Un entrenador de perfil bajo. Sensato, que apenas da  titulares, aburrido incluso (aunque no puedo dejar de recordar esto), pero que sabe lo que hace, cómo y dónde está.
En conclusión: El equipo lo ha peleado todo, es un equipo sólido, que sabe cómo juega y a qué. En ciertos momentos le falta algo de clase para resolver los partidos, es cierto, pero ha aprovechado muy bien sus recursos y a los buenos jugadores que permanecieron en la plantilla.
Quinto: Aportación de jugadores que  que parecían perdidos para la causa y que esta temporada han demostrado las cualidades que los condujeron al Sporting, Marcos Rojo es el principal ejemplo, Carrillo ha tenidos sus momentos; Capel, que sigue muy por debajo de lo que prometía en Sevilla, ha cumplido en algunos partidos aunque a mí me sigue decepcionando su paso por Alvalade.

Le sigue faltando un poco de sangre, pero por fin ha aparecido Adrién Silva

Sexto: Jugadores que han explotado. Canteranos a los que se esperaba pero no acababan de romper, por fin han aportado: Cedric Soares –qué cambio tan radical el suyo, principal acusado de errores infantiles en la temporada pasada, y actualmente convertido a ser un jugador sólido, tampoco le pidamos peras al olmo-. Adrién, un pechofrío que dirían los argentinos que ha asumido la dirección del equipo repartiendo clase. André Martins, otro que ha dado un paso adelante, pero todavía le queda más fútbol que no hemos visto. Wilson Eduardo, que ha demostrado que sín ser un goleador, sí es un jugador para aportar muchas cosas al equipo desde la segunda línea.
Séptimo: Apariciones. William Carvalho, tal ha sido su impacto que ya le llaman el nuevo Vieira. Ya veremos si se acerca al francés, pero detalles ha dejado a raudales. Como hemos comentado aquí, se ha convertido en el futuro económico del equipo. Precio de salida: 30 millones.
Mauricio, el típico jugador brasileño que llega de categorías bajas y al que nadie conoce, que promete una larga carrera en el fútbol europeo.



Freddy Montero: ¿Aparición de un año o realidad?
Freddy Montero: sus números iniciales superaban a los de Falcao. Finalmente ha tenido un bajón en su rendimiento, pero  acabará el año cumpliendo más que de sobra. La única duda que me queda es si no será flor de una buena temporada y se irá diluyendo.
Slimani: Otro jugador desconocido que antes era descubierto por el scouting otros clubs, y que poco a poco ha ido haciéndose un hueco.  A ver qué ofrece en futuras temporadas, pero no conviene perderlo de vista.



Octavo (y último): El futuro. La generación que forma la base del Sporting B, junto con la aportación de muchos de los cedidos (Joao Mário, Betinho, Zezinho...), fue campeona en las categorías inferiores y tienen cualidades para formar parte de la primera plantilla a corto plazo, otra cosa es que vayan a convertirse en jugadores importantes en el equipo pero, me atrevería a decir sin miedo a equivocarme, que son jugadores a los que veremos muchos años en la primera liga. A algunos ya los hemos citado, casos de Esgaio, Carlos Mané, Rúben Semedo, Mauro Riquicho, Christian Ponde, Filipe Chabi, Iuri Medeiros…

Carlos Mané, la enésima perla de Alcochete que se rifan en Europa

Pero incluso aquí hay un problema, y es que la cantera del Sporting ha pasado a un segundo plano en las convocatorias de las distintas selecciones nacionales y ahí es dónde el Sporting debe intentar recuperar su sitio una vez que el primer equipo parece que ha vuelto al buen camino.

El orden ya se ha restablecido y el Sporting está en su sitio. A partir de ahora, esperamos buenas noticias.

jueves, 10 de abril de 2014

Eliaquim Mangala (Volarán Lejos XVIII)




Eliaquim Mangala
13-II-91, Colombes (Francia)
1´87
AC Lustin (1996-02), CS Weppionnais (2002-2006), Union Royale Namur (2004-08), Standard de Lieja (2008-2011), FC Porto (2011-?)

Supongo que los aficionados del Standard de Lieja deben tener sentimientos encontrados al ver que muchos de los jugadores que formaron parte de su plantilla en los años que van desde el 2007 al 2010, en los que lograron dos títulos d elija consecutivos,  son a ctualmente algunos de los jugadores mas valorados del fútbol internacional hombres como Mangala, Defour, Witsel o, Mehdi Carcela –quizá el menos afortunado al abandonar el club- o  Benteke, aunque este último tuvo un paso fugaz desde la cantera vía Inglaterra, estuvieron en boca de distintos medios y en las agendas de muchos de los grandes europeos –sin ir más lejos el Madrid estuvo muy interesado en Witsel hasta el desafortunado incidente con la burtal entrada del actual jugador del Zenit a Wasilewski-.



No pasó mucho tiempo hasta que todos ellos fueron abandonando  a los rouches, pero, sorprendentemente no acabaron en los grandes equipos a los que se presuponía que irían: Witsel fue al Benfica, el hispano-belga-marroquí Carcela aterrizó en el fugaz millonario Anzhi y Mangala y Defour también llegaron a Portugal, todos ellos a cambio de un dinero más que asequible para la mayoría de equipos europeos –entre 6 y 9 millones de euros-.



Mangala aterriza en el FC Porto de André Villas Boas, liderado por Hulk y Falcao, con una defensa más que sólida formada por Otamendi y Rolando con una poderosa aparición en las primeras jornadas de esa liga del brasileño Maicon, que poco a poco iría perdiendo fuerza, y su participación en el equipo fue bastante escasa, no llegando a la decena de partidos. Pero sabemos, lo hemos dicho aquí en muchas ocasiones, que una de las grandes virtudes de los dragões –aunque a veces fallen- es preparar la salida de sus jugadores más importantes haciendo que los recién llegado se vayan incorporando poco a poco a la dinámica del equipo.  Aquel FC Porto de Villas Boas quería recuperar, y de hecho lo hizo, el mando en la liga portuguesa y el joven técnico buscaba demostrar que podía llegar a compararse con su mentor –José Mourinho-, por lo que, en cuanto tuvo su equipo de gala, hizo pocos movimientos.




En la temporada siguiente, las apariciones del central francés se multiplicaron. El affaire Rolando a la hora de forzar su salida ayudo muchísimo, y el hecho de que Maicon no acabase de explotar también le abrió las puertas de la titularidad junto a Otamendi, aunque tampoco acabó de ser definitivo. Jugó, sí, y mucho más que en su primera temporada -24 partidos en liga y 8 en competiciones europeas-, pero todavía no era un valor seguro como sí lo está siendo este año, difícil por la situación que atraviesan los dragões acostumbrados a ganar, a dominarlo todo, a que todas sus incorporaciones rindan, a generar ventas inflaccionadas, a trabajar muy por encima de sus rivales lisboetas con una tranquilidad de la que carecen esta temporada.



La salida de Otamendi ha dejado a Mangala como el central de referencia de la plantilla (Maicon sigue sin explotar, el mexicano Reyes no se ha hecho un puesto en el once hasta la llegada de Luís Castro al banquillo y Abdoulaye… en fin, Abdoulaye ha sido recuperado del Vitória de Guimaraes y, por lo menos este año, está muy lejos del mínimo exigido a un jugador de un equipo de primer nivel-.
Así pues, justamente cuando se rumorea su salida de la Invicta con destino a Francia (PSG y Mónaco, sobre todo los segundos), es el momento en que el nuevo internacional francés asume el liderazgo de la defensa oportista explotando sus tremendas capacidades atléticas y demostrando, una vez más, el olfato de los dirigente blanquiazules y su máxima de que, sin presión, con tiempo y un poco de paciencia por parte de los jugadores, acabarás por hacerte con un sitio en el once del equipo a poco que mantengas el rendimiento que te condujo al equipo de as Antas.
Físicamente Mangala es un portento, poderoso, atlético, potente, con una confianza tremenda en su cualidades que usa –y abusa- para estar en todos los lados, llegar a balones imposibles y corregir cualquier error cometido. Y ahí está su principal defecto que, poco a poco, ha ido corrigiendo, ese exceso de confianza en su físico le hace  tirar de ímpetu cuando no es necesario y, sobre todo, no mantener el orden –muy al estilo de David Luiz, pero sin las alegrías ofensivas del brasileño- para cumplir con el mínimo requerido en su posición.



No vamos a decir que, con 23 años sea un jugador más maduro, pero sí más próximo a lo que cualquier liga de primer nivel europeo le exige a un defensa; más posicional, más férreo y con la suerte de poder aprovechar su físico para romper en potencia desde atrás, subir por sorpresa y aprovechar su fuerza en el área rival –damos ya por descontado su poder en el juego aéreo y a balón parado.



¿Está Mangala para un grande?. La respuesta es afirmativa, pero una vez más, en ese salto de nivel hacia una liga de gran exigencia y equipos que no perdonan errores defensivos, el jugador necesitaría otro proceso de adaptación para aplicarse a las nuevas condiciones requeridas. Personalmente, un año más en o dragão, ahora sí, establecido definitivamente  como patrón de la zaga –y más si Diego Reyes consigue afirmarse a su lado- le servirían como confirmación absoluta, a él, a cualquier club interesado en él, y a las arcas del equipo –su cláusula está en 50 millones y ya sabemos que no se negocia mucho en el Oporto-. Tiene 23 años, tiempo de sobra para esperar una temporada.
Al igual que a sus compañeros, se le veía venir, ha tardado  un poco, pero ha llegado al primer nivel europeo.
Si alguien quiere saber más sobre su vida o consultar diverso material gráfico y audiovisual, puede acudir directamente a su página web. A mí no me parecía apropiado fusilar la información aquí si tenemos la fuente original a un solo click.




miércoles, 9 de abril de 2014

Paulo Bento renueva hasta el 2016



Al final, como siempre, el resultado del próximo mundial hará que todo el mundo esté encantado o todo lo contrario. 
Buena decisión la de la Federación a la hora de apostar por un proyecto. Otra cosa es que este sea el momento adecuado o que la trayectoria de Bento como seleccionador lo merezca.


martes, 8 de abril de 2014

Nabil Ghilas (Galiciables XXIX)



Nabil Ghilas 
20/04/1990, Marsella
1´83 y 85 kg
Delantero
Bosquet Néréides (2008-2009), SO Cassis Carnoux (2009-2010), Moreirense (desde 2010): Vizela (Cedido) Moreirense, FC Porto (2013).

Lo primero es aclarar que sí, Nabil Ghilas es el hermano de Kamel Ghilas, ex-jugador del Celta –en aquella época de “cracks” tipo Ariel Rosada, Fajardo, Renán, Danilo o el mítico George Lucas, desde luego era de lo mejor que había en la plantilla y su rendimiento fue bastante aceptable en la temporada en la que jugó en Vigo.
De momento el pequeño de la familia ya ha dado un paso de gigante con su incorporación al FC Porto. El salto no era sencillo, la titularidad de Jackson no se discute, la temporada de los dragoes no está siendo la mejor y el delantero franco-argelino no ha tenido continuidad ni con Paulo Fonseca ni con su sustituto, Luís Castro, pero en líneas generales, creo que sus actuaciones no han desentonado o, si queremos verlo de otro modo, ha demostrado que es un jugador con recorrido y sí puede ser útil para su club. Otra cosa son las críticas que ha recibido el FC Porto durante esta temporada y lo que cuesta a un equipo tradicionalmente campeón convertirse en el tercero en discordia frente a sus rivales lisboetas a la hora de repartir responsabilidades.



Formado en equipos muy modestos en Francia, Nabil siguió los pasos de su hermano –que había jugado en Guimaraes- y se incorporó al Moreirense, entonces uno de los gallitos de la segunda división. Para ganar minutos fue cedido al Vizela, en la categoría inmediatamente inferior (6 goles en 26 partidos, en la tercera categoría del fútbol portugués lo cual tampoco es una gran carta de presentación). En su regreso al Moreirense comienza a adquirir galones, aunque su acceso al once titular estaba cerrado con la presencia de Cícero (jugador con mucho más recorrido nacional e internacional que buscaba relanzar su carrera).
Con el equipo minhoto, Ghilas se da a conocer en la liga portuguesa, aunque su cifra de goles no fue en absoluto relevante –aclaremos que el jugador no es un 9 goleador, otra cosa es que en un buen año pueda rondar la veintena- pero si deja como carta de presentación su potencia y movilidad en todas las posiciones ofensivas, y un gol al Sporting en la copa de la liga lo saca del anonimato para el gran público.



Ya en primera, y con la salida del equipo de Cícero, el franco-argelino tiene un inicio de temporada fulgurante y es el sostén del equipo para intentar evitar el descenso, por lo que las opciones de futuro que se presentan abarcan equipos de distinta condición (desde los tradicionales Braga o Sporting –de quien se dice que tuvo un acuerdo de preferencia-, hasta el Olympique o el Everton entre otros), pero el que se llvó el gato al agua finalmente, ya cerca de cerrarse el mercado de fichajes, fue el FC Porto, que puso los tres millones de euros en los que estaba valorado su pase sobre la mesa, aunque no quiso reconocerlo durante un tiempo y lo números no acaban de cuadrar. De hecho esos tres millones son, únicamente, por el 50% de su pase.)



Independientemente del precio pagado por él, lo cierto es que Ghilas es um jugador bastante interesante, muy móvil arriba, capaz de aguantar el balón, de pelearse con las defensas rivales, de romper por potencia en diagonal, de aparecer en cualquier espacio en el área, muy difícil de parar en velocidad. NO me parece un jugador anárquico, sino intenso, otra cosa es que juegue aislado arriba, o que no reciba los apoyos necesarios. En el Moreirense, se buscaba la vida él solo, en un equipo como el FC Porto resulta un apoyo muy interesante a la hora de trenzar jugadas. No es un 9 puro, pero sí es un jugador de área. No es un extremo, pero sabe caer a banda para trabajar las jugadas.



Curiosamente, con su selección nacional se encuentra en una segunda línea,por detrás del jugador del Sporting, Slimani y el ex de Vitória Guimaraes, actualmente en el Dinamo Zagreb, Soudani, pero una convocatoria para el mundial sería más que beneficiosa para club y jugador. 




Ya que hemos colocado al jugador en la sección galiciables –Yo me acordé mucho de él cuando el Celta buscaba un delantero en este mercado de invierno- Ghilas tiene muchas de las mejores cualidades de Charles en el área, pero con características más incisivas que el hispanobrasileño, en carrera, sobre todo, es un jugador muy poderoso, más que un panzer en el cuerpo a cuerpo, rompe muy bien desde la diagonal o la segunda línea.


Actualización después de su temporada en el Córdoba.



No sé qué pensarán los aficionados cordobesistas de la temporada de Ghilas en la ciudad califal, probablemente opinen que todo lo anterior no tiene sentido cuando el jugador ha sido apartado del equipo en varias ocasiones por borrarse literalmente y pensar en la fiesta más que en esforzarse en el campo. Esto es lo que suele ocurrir cuando un equipo plagado de cedidos no están motivados y empieza a importarles bastante poco el escudo que llevan en el pecho puesto que después del verano empezarán la temporada en FC Porto, Sporting o cualquier otro equipo de cierta entidad que les encontrará acomodo en la primera plantilla o en algún club de cierto empaque. Ante la (mala) actitud de un jugador, poco se puede decir. En Coruña podrían organizar un cursillo de verano sobre el asunto, con algunos jugadores que han paseado por la ciudad antes de volver a sus equipos de referencia.
Ahora bien, cuando el jugador estaba enchufado, sí que mostró algunas de las cualidades aquí apuntadas. Sin motivación y borrándose, es difícil opinar algo positivo. Cualidades las tiene de sobra, para el Córdoba y para más que el Córdoba, del resto poco puedo decir y menos defender.

En el diario de Córdoba resumen estupendamente su estancia en la capital del califato y comparten nuestra opinión con una frase muy reveladora: "Si tuviera la cabeza como los pies...".



domingo, 6 de abril de 2014

O Jamor (Estadios de Portugal IX)




Nombre: Estadio Nacional do Jamor
Localización: Oeiras, Lisboa
Fecha de Ianguración: 10 –VI-1944
Arquitecto: Miguel Jacobetty Rosa
Capacidad: 37 mil  espectadores
Dimensiones: 105x68


Es probable que a cualquiera que siga de vez encuando el fútbol portugués le suene la frase “nos vemos no Jamor”, “iremos ao Jamor”, “estaremos no Jamor”... Más habituales según van pasando las rondas de la copa (taça) de Portugal, cuya final se celebra precisamente en el Estádio Nacional do Jamor” que, para los aficionados portugueses, representa un espacio muy especial, tanto que, pese a su estado actual, bastante alejado de lo que debería ser un estadio del s.XXI, -sobre todo en un país que cuenta con diversos estadios extraordinarios, alguno de ellos infrautilizados- se convierte en un lugar de peregrinación para los aficionados de los equipos finalistas en el mes de mayo, del mismo modo que en Portugal nadie pone en duda cuál debe ser el palco de la final de esta competición.



Actualmente este estadio forma parte del Complexo Desportivo do Jamor, a orillas del río que le da nombre; un área lúdico-deportiva de aproximadamente 250 hectáreas situada en el ayuntamiento de Oeiras, a unos 10 minutitos del monasterio de los Jerónimos en la capital portuguesa. 
Además del vetusto estadio, allí podemos encontrar un centro de alto rendimiento, la facultad de motricidad humana, dos campos de fútbol más, piscinas, campos de hockey y rugby, tenis o espacios dedicados a deportes alternativos



Proyectado en el año 39, el estadio fue inaugurado el 10 de junio de 1944 como símbolo del Estado Novo (el régimen político dictatorial que gobernó Portugal desde 1933 hasta la Revolución de los Claveles en 1974) como imagen propagandística del régimen. El estadio está inspirado en los grandes estadios de Berlín y Roma (no hace falta explicar el signo político de ambos proyectos).
A su inauguración acudieron unas 50 mil personas -12 mil deportistas de distintas modalidades- en un espectáculo-manifestación  deportivo-propagandística grandilocuente muy de la época, que deja bien claro la idea con la que se concibió la obra.
Si alguien quiere ver cómo fue esta inauguración, tiene aquí un vídeo de los más interesante, en portugués eso sí, pero creo que se entiende sin mayor dificultad.


Se barajaron distintas localizaciones para el proyecto, cuyo responsable directo fue el ministro de obras públicas y comunicaciones Duarte Pacheco, escogiéndose la actual debido a la posibilidad de crear un espacio deportivo y de recreo completo y con visos de ser ampliado y mejorado según las necesidades de los nuevos tiempos, lo cual se ha demostrado como un acierto. Aunque fueron vários los arquitectos consultados para su diseño, la obra se adjudica a Miguel Jacobetty Rosa, a quien todos las fuentes señalan como “padre” del proyecto.
Dicho proyecto se aproximaba bastante a la realidad que podemos encontrarnos actualmente, puesto que además de los espacios verdes, proyectaba instalaciones para practicar atletismo, tenis, incluso un hipódromo así como unas infraestructuras básicas, ferrocarril y en aquel momento hasta allí llegaba la primera autopista de la península ibérica.


El estadio se se convirtió por primera vez en la casa dela taça de Portugal en el año 48 (Primera final: Sporting 3-Belenenses1- y, curiosamente, cambiando las cifras de orden, a partir del año 84 se fijó allí la final de esta competición de forma, hasta ahora, definitiva, aunque bien es cierto que hahabido distintos debates sobre la conveniencia o no de la misma.



O Jamor es también un lugar de peregrinación para los aficionados del Celtic de Glasgow, que en el año 45, ante un estadio con 45 almas, derrotaron al Inter de Milán para conseguir la primera copa de Europa de la historia para el fútbol británico.


A partir del año 79 se presenta un proyecto de modernización y reforma del complejo deportivo, continuado a finales de los 80 y principios de los 90, incorporando distintas instalaciones deportivas (piscinas y espacios para la práctica y el entrenamiento de una gran cantidad de deportes, conviertiéndose en un centro de alto rendimiento) que concluye en el año 2005 con la inauguración del parque urbano que convierte o Jamor en un centro de recreo y descanso, un pulmón verde de Lisboa al que acudir para pasar una agradable tarde en familia y que, como podemos   imaginar, hace que la final de la copa sea una auténtica fiesta aunque el estadio  que, como se puede apreciar, no está cubierto, y no tenga las mejores instalaciones para que trabaje la prensa, sea la casa histórica del fútbol portugués.



Quizá el próximo gran proyecto deportivo de Portugal tenga la recuperación y modernización de este estadio como símbolo, desde luego nivel arquitectónico en el país vecino sobra, lo que falta, como todos sabemos, es dinero. Mientras tanto, como corazón del fútbol portugués, o Jamor sigue manteniendo su mística (algún país vecino que yo conozco convierte la celebración de la final de su copa en una feria desorganizada que se subasta justo cuando concluyen las semifinales de una competición que parece no interesar a nadie).
Para saber más sobre el CDN en o Jamor, lo mejor es acudir a su página web clickando aqui








sábado, 5 de abril de 2014

Ezequiel Garay (Grandes en Portugal XII)


Ezequiel Marcelo Garay
10-X-1986 Rosario (Argentina)
1´95 y 85 kg
Newell´s Old Boys, Racing de Santander, Real Madrid, Benfica


En España conocimos a Garay como jugador del Racing de Santander, equipo al que llegó en el mercado de invierno del año 2005 procedente de Newell´s y después de formar parte de la selección sub 20 campeona del mundo de la categoría liderada por Messi, Agüero, Gago, Sosa Zabaleta o el central del Celta Gustavo Cabral entre otros , y su gran rendimiento en el equipo cántabro no pasó desapercibido para nadie. Apuntaba entonces Garay la mayoría de las grandes cualidades que lo han hecho destacarse actualmente en el Benfica: fuerte en su zona, concentrado, poderoso en los cruces, a veces un poco descontrolado eso sí, y poseedor de un poderoso disparo que le hacían sumar un buen número de goles a balón parado, de hecho en el Racing era el encargado de lanzar los penaltis y las faltas: todos, por cierto.


Por eso mismo, a nadie extrañó que el Real Madrid –víctima de alguna de sus grandes actuaciones con goles incluidos- se hiciera con sus servicios por 10 millones de euros, pero decidiera dejarlo un año más en Santander ya que contaba con Cannavaro, Metzelder, Heinze o Pepe para el centro de la defensa. Al año siguiente, con Pellegrini en el banquillo, el jugador se incorpora a la disciplina blanca participando en poco más de una veintena de partidos, en una temporada bastante convulsa para la entidad merengue.


Ya con Mourinho en el banquillo desaparece casi por completo de las alineaciones, bastante lastrado por las lesiones, todo hay que decirlo, y con el paso cerrado al once por la incorporación de Ricardo Carvalho. Es en este momento cuando aparece en escena el Benfica, aprovechando la coyuntura y planteando un negocio beneficioso para las dos partes. 5´5 millones de euros para el Real Madrid a cambio del 50% del pase. El Madrid se desprende de un jugador prescindible, ingresa dinero y además se guarda la mitad de los derechos económicos del jugador. El Benfica, por su parte, incorpora a un jugador con un potencial enorme por un módico precio, y aunque el 50% de un posible beneficio deba entregársele al Real Madrid, el jugador ya está en el saco y, a partir de ahí, todo son beneficios.


El tiempo le ha dado la razón a todos, incluyendo al jugador, ya que no tardo mucho Garay en imponerse en el equipo lisboeta al lado del eterno Luisao con el que, desde el principio se ha entendido a las mil maravillas y del que, seguramente, ha aprendido bastante. La simbiosis Garay-Luisao ha sido muy beneficiosa para ambos, el jugador brasileño, una auténtica institución en el Benfica, ha aprovechado las condiciones físicas de su compañero de zaga para solventar sus limitaciones en ese campo a cambio de clases magistrales de colocación, dirección de equipo y tablas, muchas tablas tanto en el césped como en los vestuarios..


Con algunos partidos excepcionales, la mayoría muy buenos y alguno peor, Garay gha ido creciendo de manera exponencial , asumiendo galones y experiencia a un nivel enorme hasta convertirse e n uno de los centrales de referencia del fútbol europeo.
No vamos a negar que abandonar el Real Madrid puede suponer un paso atrás a priori, sin embargo, y eso es algo que en este blog hemos repetido en muchísimas ocasiones, pocos equipos hay en el mundo en el que existe más presión mediática y, sobre todo, social que en el Benfica. Por eso mismo, si Garay abandona el equipo encarnado, lo que probablemente ocurrirá este verano, si no aparece un contrato mareante en cualquier club de menor entidad –lo cual hablando de fútbol portugués nunca se puede descartar- estará en alguno de los grandes transtlánticos europeos (hasta ahora el United parece el mejor colocado, y la salida de Vidic con dirección Milán, puede acercarlo a los Red Devils, pero también han salido otros equipos ingleses y el sempiterno, en lo tocante al  mercado portugués, Zenit de San Petersburgo.


Esta versión 2.0 de Garay post-Real Madrid mantiene sus cualidades originale; fuerza, contundencia, agresividad y colocación con nuevas características mejoradas: capacidad de reacción, sobre todo a la hora de cubrir su espalda, ser capaz de rectificar su posición y dininar los espacios en defensas tan desguarnecidas como la del Benfica –recordemos que en muchos momentos apenas juega con un mediocentro defensivo y la defensa muy adelantada-. Asimismo Garay posee un mayor control del espacio, no es un jugador alocado, arriesga lo necesario, impone su físico con dominio de la situación. Del mismo modo ha aumentado su aportación ofensiva, sus goles procesen de remates de cabeza a balón parado, donde se ha convertido en una buena opción para desatascar más de un partido.



Así pues, eparece más que probable que después del mundial de Brasil al que el central rosarino acudirá como uno de los bastiones de la albiceleste, veamos al jugador con una nueva remera, veremos si para confirmarse como uno de los grandes centrales del continente. Cualidades le sobran, con 28 años, parece el momento adecuado.


LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...