domingo, 29 de marzo de 2015

Anthony Lopes (Volarán Lejos XXV)


Antohny Lopes
1-X-90, Givors (Francia) (Givordin)
1,84 Cm, 81 kg
Olympique Lyon

Desde hace varios años, Francia es uno de los viveros a los que acuden los técnicos de la federación portuguesa de fútbol para detectar talentos con raíces en el país vecino que puedan llegar a formar parte de los distintos equipos nacionales. Así, se han incorporado al fútbol portugués jugadores como Adrién Silva, Raphael Guerreiro o, con menos fortuna, Amaury Bischoff, que llegó a jugar en el Arsenal de Wenger en su momento. Otra de estas “adquisiciones” es Anthony Lopes, que formó parte de las convocatorias de forma casi anónima entre la sub 17 y la sub 21, pero que desde la pasada temporada se ha convertido en una figura indiscutible en el renacimiento del Olympique de Lyon, ya no tan poderoso económicamente como hace unos años, pero con un nuevo bloque muy compacto de jugadores formados en su prestigiosa cantera.


Desde el año 2009, en las convocatorias de las selecciones inferiores de Portugal aparecía un nombre desconocido para prácticamente todos los aficionados al fútbol en el país vecino. El hecho de que este jugador perteneciese al Olympique de Lyon , que no es un equipo menor ni en títulos ni en prestigio formador, aumentaba la curiosidad sobre quién sería este chico nacido en Francia que desde los 17 años había decidido representar a Portugal. Poco a poco, los medios de comunicación portugueses fueron presentando al jugador en algunas entrevistas realizadas durante las convocatorias, pero en ellas poco se podía apreciar sobre sus cualidades futbolísticas y siempre acababan centrándose en la firme voluntad del jugador de representar al país de su padre y en sus progresos con la lengua de Camões. Así que, incluso después de jugar con la selecciónes sub19 y sub21, pocos habían visto jugar a Anthony Lopes.



La ascensión del jugador de Givors en la jerarquía de porteros de OL no fue un camino sencillo. Llegó a les gones con sólo 11 años –su padre José, también fue portero- y fue subiendo escalones en las categorías inferiores del club. Una vez firmado su primer contrato profesional (2010) sufrió una rotura de peroné que frenó en seco su progresión. Una vez recuperado, el propio futbolista, que jugaba en el equipo secundario, manifestó su deseo de abandonar el equipo si no tenía una oportunidad que, finalmente, acabaría llegando con la llegada de Remy Garde al banquillo lionés. En aquel momento Hugo Lloris era una figura indiscutibles no sólo en el equipo sino en la selección nacional, y el camino hacia el primer equipo sólo se abriría con el traspaso del portero nizardo a un grande europeo.



Sin embargo, después de haber debutado, por fin, con el primer equipo en un partido amistoso, una nueva lesión de peroné volvió a dejar a Lopes en el dique seco. Por lo que tuvo que volver a recuperar el tiempo perdido, volver a jugar en el equipo de CFA. Curiosamente, a partir de esta difícil situación dio inicio su meteórica ascensión hacia la titularidad del primer equipo que, entonces, comenzaba a dejar salir a algunos de sus jugadores más reconocidos,

El traspaso de Lloris al Tottenham (año 2012) le abrió la puertas de la titularidad al veterano Remy Vercoutre. Pero Lopes también subió un escalón, como segundo portero y, de hecho, esa misma temporada, debutó  en competición europea (Europa League frente al Hapoel Kiryat Shmona israelí, 2012) y en liga frente al Saint-Étienne (2013), para hacerse con la titularidad de forma definitiva en la temporada siguiente,y ya de forma indiscutible en la presente, convirtiéndose, con sus grandes actuaciones, en uno de los responsables de la resurrección de los gones después de varios años de aguda crisis económica y deportiva.



Esta temporada en la que el equipo de Gerland está luchando de tú a tú por el título en Francia, la responsabilidad del arquero givordin se ha acrecentado de tal modo que no sólo es una alternativa para la selección portuguesa, acrecentado todavía más por la lesión de Beto, sino que lo es para competir por la titularidad frente a un irregular Rui Patricio, al que sólo su experiencia y jerarquía puede mantener en el once del equipo nacional frente al empuje del lusofrancés.

Bajo palos, Lopes es un portento extraordinario, que aúna colocación y elasticidad como no se había visto en algún tiempo. Facilitándole lo primero estar en el sitio adecuado, y lo segundo corregir y ajustar situaciones imprevistas, bien sea en disparos colocados, rechaces o segundas oportunidades concedidas al rival. Su principal defecto es jugar fuera de los palos. No porque lo haga mal; cubre los espacios con gran habilidad en el uno contra uno, sino porque no lo hace de forma habitual y eso genera que los delanteros tengan más opciones de las que se presentarían si el arquero interrumpe la línea de pase imponiéndose por alto. Es un portero bajo para los cánones que se mueven en el fútbol actual.



 Como heredero de Lloris en la portería de de Gerland, comparte comparte con él algunas unas característica bajo palos y en el área pequeña; agilidad, intuición, reflejos… Le falta imponerse en ciertas jugadas, asumir más riesgos, dominar el área grande del mismo modo en que lo hace el portero de los Spurs y que lo ha convertido en uno de los cinco grandes porteros del mundo.

Por lo que ha mostrado esta temporada, Lopes está en el buen camino, y Portugal ha encontrado entre su "cantera francesa" no sólo con una alternativa para las selección de las quinas, sino con una realidad muy a tener en cuenta de inmediato. Oiremos hablar del portero de Givors, y mucho.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...